Un millón de vidas al año podrían salvarse si cada uno de nosotros hiciera algo muy secillo y cotidiano. ¿De qué estamos hablando?

Lavarse bien las manos puede salvar un millón de vidas al año.