Previo al partido frente al Gefle, los jugadores del equipo ingresaron a la cancha acompañados por adultos mayores, y en vez de tomar a sus acompañantes de la mano, los jugadores brindaron su brazo para servirles de apoyo.

Entre los más ovacionados fue el expediente de la UEFA, Lennart Johanson, quien fue el más joven de los 12 invitados que iban desde los 81 hasta los 96 años de edad.

Estas acciones demuestran que el fútbol es para todas las edades, y eso fue lo que demostró el equipo sueco en el partido de la liga.