Las selfies se podrían encontrar detrás del aumento en el contagio de piojos entre los alumnos de secundaria en Holanda, dio a conocer Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente (RIVM) de esa región.

De acuerdo con el informe, al tomarse estas fotografías el cabello de los jóvenes entra en contacto con el de los demás y permite el paso de los insectos.

También explicó que  28 por ciento de alumnos de primaria y el 19 por ciento de los que cursan secundaria en Holanda tiene piojos.

El estudio, confirmó que tres cuartas partes de las infecciones por piojos se producen en los cabellos de las niñas, habitualmente más largos que los de los niños y además, se detectó que uno de cada diez adultos es portador de estos parásitos.