El que se permita la libre importación de gasolinas y diésel a partir del primero de abril, no implica modificación alguna al marco fiscal ni al esquema de precios máximos de dichos combustibles, que aplica desde el primero de enero de este año..

Así lo aclaro la Secretaria de Hacienda, quien aclaro que las modificaciones a la Ley del IEPS aprobadas por el Congreso de la Unión en noviembre pasado establecen que el impuesto a los combustibles automotrices se paga en el momento de su importación o en su primera enajenación. Por lo tanto, un tercero que realice estas actividades pagará exactamente el mismo monto que el que Pemex paga actualmente.

En un comunicado Hacienda aclaro que la apertura de las importaciones está encaminada a generar lo antes posible condiciones de competencia en la venta de combustibles, en beneficio en última instancia de los consumidores.