Con 61 votos a favor y 20 en contra, el Senado brasileño, tomo la decisión de destituir hoy a la mandataria Dilma Rousseff, quien también queda inhabilitada para ejercer cargos políticos por 8 años.

Michel Temer, quien ocupa la presidencia interina desde que la mandataria fue temporalmente apartada de sus funciones, la reemplazará hasta el 1 de enero de 2019.

Así mismo, la mandataria ha calificado todo el proceso como un golpe de Estado técnico dirigido por políticos implicados en una investigación masiva sobre corrupción