El Barcelona ha anunciado la ampliación del contrato de Sergio Busquets para las próximas cinco temporadas, con una cláusula de rescisión de 200 millones de euros.

Su contrato incluye una opción de prórroga de dos temporadas más, hasta junio de 2023, en función de los partidos que dispute en esas campañas.

Busquets (Barcelona, 1988) debutó con el primer equipo con 20 años de la mano de Pep Guardiola. Desde entonces se ha convertido en un jugador clave en los esquemas de todos los entrenadores del equipo azulgrana.

El contrato, que se firmará en los próximos días, antes de que el jugador se incorpore a la selección española para jugar la Eurocopa, situará a Busquets entre los mejores pagados de la plantilla, por detrás de la tripleta de delanteros y del capitán Andrés Iniesta.

Las conversaciones se han prolongado desde el principio de temporada y se han concretado tras las negociaciones que se han intensificado en los últimos días entre el representante del jugador, Josep Maria Orobitg, el director de Deportes profesionales, Albert Soler, y el director de Fútbol, Raúl Sanllehi.

Para el Barcelona, el futbolista es una pieza imprescindible, un jugador sin recambio y que da equilibrio al equipo desde la posición de mediocentro, una demarcación en la que ningún técnico del Barça le ha encontrado sustituto.

En su octava temporada en el Barça, Busquets es uno de los pilares del equipo y en la presente temporada ha jugado 53 partidos oficiales, convirtiéndose en uno de los más utilizados.

Desde su llegada al primer equipo, procedente del filial -Tercera División-, Busquets ha levantado 23 títulos: 6 Ligas, 3 Ligas de campeones, 4 Copas del Rey, 3 Supercopas de Europa, 4 Supercopas de España y 3 Mundiales de Clubes. Además es campeón del Mundo (2010) y de Europa con la selección española (2012).

 

EFE