Cuando un agresor sexual puede presentar su declaración por escrito y un niño no mayor de 5 años, que ha sido agredido sexualmente,  es obligado a esperar horas y repetir una y otra vez su “declaración” algo está muy mal… ¿No crees?