La edición 14 de la Encuesta Global de Fraude de Ernst & Young (EY), reveló que la percepción de la corrupción en diversos sectores empresariales en México aumentó del 60 al 82 por ciento de 2000 a 2016.

En conferencia de prensa, el socio de Investigación de Fraudes y Asistencia en Litigios, Ignacio Cortés, explicó que en la encuesta de Transparencia Internacional en México sí se incrementó la percepción de la corrupción y “nosotros volvemos a concluir que la percepción de corrupción está aumentando, pasamos del 60 hace seis años, pasamos al 65 hace dos años y ahora estamos en el 80, la percepción es alta”.

En tanto, que el director ejecutivo Alfonso Crespo, dijo que el 94 por ciento de los ejecutivos mexicanos consideran como una prioridad su combate, en tanto que para el mundo es muy importante conocer con quién se hacen negocios.

La Encuesta Global de Fraude y Percepción de Corrupción 2016 revela que las principales acciones que se asocian a la corrupción en México son: Ofrecer entretenimiento, realizar pagos en efectivo y otorgar regalos. Esto revela que las entidades públicas y privadas deben transparentar a través de estructura de Gobierno Corporativo a efecto de determinar claramente que sí y que no se puede hacer en los sectores público y privado.

Sin embargo, Alfonso Crespo puntualizó, que a nivel industrial sólo el 18% reportó tener la percepción que la corrupción está en otros sectores, no en el correspondiente al encuestado.

A pesar de las iniciativas para consolidar un Sistema Nacional Anticorrupción en México y otras iniciativas orientadas al combate de este flagelo, por alguna razón los mexicanos siguen teniendo una percepción completamente adversa, señaló.

Para la integración de la Encuesta Global de Fraude y Percepción de Corrupción 2016 la firma realizó2,825 entrevistas a altos ejecutivos en 62 países, aproximadamente 50 entrevistas por país.