Este grandiosos monumento tuvo una historia bastante atropellada, pero un día se logró consolidar y ahora es un museo que debes conocer, aquí te lo recomendamos.

 

Ubicado en la Colonia Tabacalera, el Monumento a la Revolución es una obra arquitectónica que estuvo a cargo de Carlos Obregón Santacilia y que se inauguró el 20 de noviembre de 1938.

 

Para su construcción, tomó la estructura del Salón de los Pasos Perdidos del proyecto fallido del Palacio Legislativo de Émile Bénard.

 

La historia fallida sucedió así: Porfirio Días lanzó una convocatoria para construir un palacio legislativo que tuviera dimensiones más grandes que las del Capitolio de Washington. Primero, se encargó de él Paolo Quaglia, pero murió antes de terminarlo. Así que lo retomó Émile Bénard.

 

La primera piedra fue puesta por Porfirio Díaz el 23 de septiembre de 1910como parte de los festejos del Centenario de la Independencia de México.

 

El terreno que se había escogido era pantanoso e inestable, entonces se tuvo que recurrir a una estructura metálica hecha en Estados Unidos. Pero la construcción se detuvo debido al estallido de la Revolución Méxicana.

 

Terminada la Revolución, Francisco I. Madero intentó reanudar la obra, pero falleció. Entonces la estructura quedó abandonada y en permanente desgaste.

En 1922, Émile Bénard intentó dar vida por fin a su proyecto, llamándole Panteón a los Héroes, apoyado por Álvaro Obregón, pero este fue asesinado en 1928 y Bénard murió en 1929.

 

Así que hasta el año 1933, Carlos Obregón sugriió al ingeniero Alberto Pani aprovechar la estructura construida del inconcluso palacio. Entre 1933 y 1938 se construyó el monumento que hoy conocemos.

 

El estilo del monumento se apegó al art deco vigente de esa época. De ahí se removió el águila que hoy posa en el monumento a la Raza.

 

En 1936 se decretó que el monumento tenía función de recinto funerario, ahí descansan los restos de personajes como Francisco I. Madero, Venustiano Carranza, Francisco Villa, Plutarco Elías Calles y Lázaro Cárdenas.

revolucionsiempre