La construcción desmedida de unidades habitacionales en el oriente de la Ciudad de México, principalmente en pantitlán, ha ocasionado la reducción del agua en la zona, obligando a los vecinos a contratar pipas que les cobran en promedio 1200 pesos, toda vez que las autoridades no les dan solución.

Al realizar un recorrido pudimos constatar que en casi cada cuadra se está construyendo algún edificio o unidad habitacional, mientras que los vecinos han colocado diversas mantas donde expresan su rechazo a estas construcciones con la leyenda “queremos agua no más unidades habitacionales”

AUDIO “Ya no queremos tanta unidad que han  hecho aquí en la colonia, si ha habido escasez de agua si nos ha afectado, ya se mandaron haciendo un montón de viviendas”