No se trata de voluntades, sino de dinero, la elaboración del proyecto de ampliación de la Línea A del metro.

“La voluntad empieza por el dinero… La voluntad la tenemos desde el día uno del Gobierno. Yo lo planteé, yo lo planteé y lo dije. Pues, ya, yo creo que la Ciudad de México ya estuvo bien que le digan que se apriete el cinturón; no tenemos un solo proyecto carretero en la ciudad, así como lo tienen en otros estados; no tenemos las obras de mitigación de Hueyetlaco; no tenemos varias de las cositas”.

Así respondió el Jefe de Gobierno, Miguel Mancera, al Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, quien ante el recorte presupuestal anunciado por Hacienda, determinó la suspensión de la obra no solo por falta de recursos, sino por la falta de un proyecto ejecutivo, por lo cual este último dijo que el gobierno local podría ayudar con recursos para su elaboración.

Al respecto el mandatario capitalino rechazó la propuesta ya que dijo, el proyecto de ampliación fue un compromiso federal.

 

“Fue un anuncio presidencial. El presidente Peña comprometió y ofreció dos proyectos muy claros en el metro: uno que fue el de Ecatepec –que ahora ya nadie se acuerda, ya nadie lo menciona-, y otro es a Chalco pues que parece que va a correr la misma suerte”.

Entrevistado este martes al termino de la inauguración del Skatepark Azcapotzalco “Capital Joven CDMX”, el Jefe de Gobierno dijo que el reunión que sostendrá pronto con el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, abordará el tema.

Señaló que si no se tienen los 2 mil 500 millones de pesos para la ampliación de la Línea A de La Paz a Chalco, por lo menos se debería tener una bolsa de 200 a 250 millones para la elaboración este año del proyecto ejecutivo.

Lamentó que si los recursos llegan en 2017, se iniciaría el proyecto y posiblemente las obras, pero los trenes estarían llegando quizá en 2019.