Lo que sucedió el domingo 5 de junio es un “Merecido voto de castigo”

Así titula su editorial el semanario “Desde la Fe”, que se refiere al proceso electoral del que menciona que quienes han salido favorecidos con el voto ciudadano, deben tener cuidado de no caer en optimismos ramplones, porque la población, más que elegirlos a ellos, “votó en contra de los peores, de los corruptos, de los cínicos, de los vividores, de quienes chupan los recursos de los pobres sin el menor asomo de culpa”. “El voto de castigo fue una muestra del hartazgo de una sociedad que se cansó de ser pasiva y espectadora, ante un gobierno federal y gobiernos estatales, caracterizados por su ineficiencia, indolencia, desvergüenza y una indecente corrupción”.

La Iglesia Católica mexicana, expresó a través del semanario que no tiene duda en cuanto a que ese hartazgo ante la corrupción, la ineficiencia y la impunidad, así como la imparable violencia y la inseguridad en la que vive secuestrada la ciudadanía, han sido los factores que llevaron a la derrota del partido en el poder.

La editorial se pregunta si el presidente de la república no tenía prioridades que atender “antes de hacer una propuesta legislativa destructora de la familia, de sus derechos y sus valores”.

Por lo anterior, menciona el texto, “El presidente y su partido deben respetar a la sociedad, que exige que se retire la propuesta de otorgar falsos derechos a las personas con preferencias homosexuales, a quienes no obstante, se les puede dar una alternativa jurídica que no sea la del matrimonio”.