En Barcelona un hombre fue captado circulando a toda velocidad, montado en una silla de ruedas.

Este sujeto, comenzó a hacer acrobacias y zigzag, rebasando a los vehículos.

El copiloto de una moto que iba detrás de él, fue quien captó la hazaña.

Según el reglamento de tránsito, si el hombre hubiera sido detenido tendría que pagar una multa de 600 euros por el delito de conducción temeraria.