La vida para quienes están cerca de paradero de Indios verdes no es sencilla.

Durante las últimas semanas se incrementó el número de usuarios de los trasportes públicos que llegan o salen de ese punto.

De acuerdo con los testimonios de quienes viven o trabajan cerca del paradero, desde que se implementó el programa endurecido Hoy no Circula, hay más usuarios en éste lugar y creen que hay más contaminación, lo cual va afectando su salud.

En el recorrido que se llevó a cabo en el paradero, encontramos a una mujer que prefirió no dar su nombre, pero que narró que hace algunos años viajo del estado de Puebla a la Ciudad de México para trabajar, “para ganar unos pesos”, dijo.

Igual que sus paisanos hace un poco de toso, vende, lleva, trae, se contratan en algunas casas, fábricas o negocios cercanos a la Basílica de Guadalupe, sin embargo dijo que se ven afectados por algunas cuestiones como la contaminación que va afectando su salud y la inseguridad.

Se refirió a la inseguridad del paradero de Indios Verdes, en el que ella misma recomienda no estar después de las 8 de la noche porque es muy probable que los asalten, como ha sucedido con sus paisanos, justamente.

Uno de los comerciantes, al que se le puede encontrar fuera del paradero ofreciendo revistas, dice que lo que hace falta es que se aplique la ley, porque aunque envían cientos de policías, de nada sirve que se den cuenta de lo que pasa, de los asaltos, de los robos, de la venta de objetos o sustancias prohibidas, y no hagan nada.

Uno de los usuarios por su parte, explica que aunque quiera cambiar de ruta o de domicilio para evitar el paradero, no hay condiciones para hacerlo ¿A dónde me voy? Pregunta. Es verdad, explica; que hay más contaminación, a mí me acaban de operar y me ha costado un poco de trabajo salir adelante pero ¿Qué se hace?

Don Enrique, como se identificó, dice que él calcula que desde que se endureció el programa Hoy no Circula, aumentó tres veces la cantidad de usuarios que buscan el metro, el metrobús, algún autobús, peceras o microbuses para llegar a sus destinos, aunque en muchos casos en los transportes públicos, los asaltan.

El paradero de Indios Verdes, es un lugar en el que se puede encontrar piratería, comida, refrescos, golosinas y cables por todas partes, los cables con los que desde algún punto, que ya ni los comerciantes informales recuerdan, se roban la luz con todo el riesgo que ello implica.