A través de Facebook ciudadanos se quejaron de los revendedores de pescado de la calle 5 de mayo, puesto que pesan mal los kilos que venden, robando hasta 600 gramos.

Al intentar grabarlos los vendedores empezaron a golpear a los clientes por tratar de exhibirlos, aunado de que un policía municipal apoyó a los comerciantes pidiéndole a los compradores que borraran lo poco que alcanzaron a grabar.

Los agredidos en redes sociales solicitaron el apoyo de los poblanos para difundir el abuso de los comerciantes y también el abuso de autoridad por parte del policía municipal, a quien aparentemente tiene comprados estos vendedores de pescado.

Para colmo los policías que se acercaron a la escena terminaron por recomendar al agredido que mejor sí borrara el video.