Toda vez que uno de cada dos niños mexicanos, menor de cinco años tiene deficiencias alimentarias, la Cámara Nacional de Industriales de la Leche (Canilec) junto con el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán” trabajan en un programa denominado “Un vaso de leche escolar”.

El fin, promover el consumo de leche y productos lácteos y combatir la desnutrición, ya que tomar dos vasos de leche al día aporta a los niños hasta 42 por ciento de sus necesidades de proteína y nutrientes.

En conferencia de prensa, el presidente de industriales de la leche, Juan Carlos Pardo, explicó que si bien este proyecto es “una buena intención”, confió en que el Gobierno Federal a través de Sedesol, lo adopte, y con ello diseñar un mecanismo de distribución entre las escuelas públicas de escasos recursos.

En este sentido, dijo que el papel de la industria sería, “uno promover el consumo de los lácteos y dos, ver si el gobierno requiere de la industria para poder llevar a cabo este proyecto adelante”.