Cuatro de cada 10 niños sufren deformidades por no elegir los zapatos adecuados y utilizar los que están de moda aun cuando no siempre son idóneos para los pies en pleno desarrollo, explicó Rosa Esther Real de La Cruz, especialista en rehabilitación del  Instituto mexicano del seguro social (IMSS) en Tijuana.

Se estima que cerca de 50 por ciento de los niños sufre alguna alteración de postura ocasionada por los zapatos y en la edad adulta provocan problemas de dolor de espalda, cadera, rodillas o en los pies.

Explicó que utilizar calzado estrecho puede originar deformidades como callos, caída del arco y desviación del talón.

Estos padecimientos se presentan en los varones, debido a que utilizan el mismo tipo de zapatos con mayor periodicidad, mientras que las mujeres disminuyen el riesgo de padecer deformidades en los dedos de los pies, ya que cambiar constantemente de calzado.

Ante este panorama, recomienda que los niños usen calzado ligero, ventilado, de punta ancha para que los dedos tengan movilidad, sean de talón rígido, la suela debe permitir buena adherencia al piso,  debe contar con tacón ancho y una  altura de entre 1 y 1.5 centímetros.