Un análisis hecho por Fernando Gómez Suárez, analista del sector aeroportuario señaló que durante el 2016 el 40 por ciento de los vuelos nacionales que aterrizaron o despegaron en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México iban retrasados por 15 minutos.

Esto además de señalar que las aerolíneas intentan frenar la iniciativa en la Cámara de Diputados que prevé sancionar a las empresas por cancelaciones, retardos y la sobreventa de los vuelos, añadiendo que muchas aerolíneas mexicanas ni siquiera ofrecen alimentos, hospedaje o transporte sustituto cuando los vuelos se retrasan, por el contrario, en su lugar, realizan cobros excesivos en boletos por cambio de nombre, fecha, horario o por exceso de equipaje.

El aeropuerto capitalino es la principal puerta de entrada al país para pasajeros nacionales y extranjeros. El año pasado transportó 41 millones 750 mil pasajeros, 8.5 por ciento más que 2015 y, de acuerdo con la Dirección General de Aeronáutica Civil, los horarios de más congestión son de 6 a 9:59 horas y de 16 a 19:59 horas.

Se prevé que esta semana los legisladores continúen la discusión del proyecto que plantea la indemnización a pasajeros por cancelación del servicio si la demora de un vuelo es mayor a cuatro horas