A un año del multihomicidio en la colonia Narvarte donde murieran el foto periodista Ruben Espinosa y cuatro personas más, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal advierte que sigue pendiente el esclarecimiento de los hechos que permita el acceso a la justicia de las víctimas.

Por ello, exige que el crimen no quede impune, que se esclarezcan los hechos y se dé con los responsables.

Mediante un comunicado, el organismo local señala que continúa documentando las presuntas violaciones de derechos humanos que se han detectado durante el proceso de investigación y difusión del caso.

Entre las acciones realizadas por esta Comisión en la integración del expediente de queja destacan la solicitud a la Procuraduría Justicia capitalina, de la implementación de medidas precautorias adecuadas y suficientes para garantizar la debida diligencia, así como el agotamiento de todas las líneas de investigación relacionadas con las actividades y perfiles específicos de cada una de las víctimas.