La tortura es una práctica constate en México a pesar de la prohibición universal de la misma y lo peor es que la sociedad la justifica, advirtió el Comisionado Presidente la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), Jaime Rochín del Rincón.

“La población en general sabe que la tortura es una aberración pero era dispuesta a que se torture a quien haya cometido otro tipo de aberraciones. 6 de cada diez personas justifica la tortuga para al quien que hubiera cometido el delito de violación.”

Al firmar un convenio de colaboración con la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), indicó que actualmente atienden más de 300 quejas por tortura en el país, siendo autoridades federales y carcelarias las más denunciadas.

“Se da también en otras instancias pero principalmente se dan en autoridades carcelarias del orden federal, de prisiones de alta seguridad.”