Mikel Arriola, tomó protesta como nuevo director del IMSS y reconoció la gestión de su antecesor, José Antonio González Anaya y el compromiso de los trabajadores, patrones y representantes gubernamentales.

Anunció que las prioridades serán mantener el equilibrio financiero, mejorar la calidad y calidez de la atención médica, fortalecer la prevención de enfermedades y acelerar la simplificación de trámites a los derechohabientes.

Reconoció los avances en la gestión de su antecesor, José Antonio González Anaya y reafirmó su compromiso de luchar, junto con los 430 mil trabajadoras y trabajadores del IMSS, por el bienestar de sus 70 millones de derechohabientes.