El espacio del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México seguirá siendo de los capitalinos.

Y es que el gobierno local asegura tener preferencia, y cuenta con los instrumentos jurídicos para apropiarse de los terrenos, una vez que éste sea desocupado y migre a Texcoco.

“Desde el artículo 27 constitucional, la ley de asentamientos humanos y de ahí a los ordenamientos urbanísticos de la capital, no cabe la menor duda de que en el momento que deje de tener un uso aeroportuario, quien lleva mano sobre de la decisión urbanística de lo que se puede y no se puede hacer en ese terreno es la Ciudad de México”.

Así lo dijo el Secretario de Desarrollo Económico, Salomón Chertorivski, al dar a conocer el documento “En la opinión de la ciudad”, un estudio sobre la situación actual de la terminal, así como su futuro.

El funcionario advirtió que defenderán este espacio de 710 hectáreas, ya que representa el futuro urbano de la Ciudad de México.

Confió en que en lugar de enfrentar en un juicio al Gobierno Federal, se realice un trabajo coordinado.