El Coliseo Romano tiene nueva vida. A partir de este fin de semana, el edificio construido en el siglo I Después de Cristo, muestra a los visitantes su luminosidad y esplendor originales en su fachada, esto después que terminó la primera fase del proyecto de restauración, que duró tres años, pues iniciaron en julio del 2013.

Coliseo

Esta primera fase de trabajos se desarrolló en las fachadas norte y sur del Anfiteatro Flavio, incluidos los 31 arcos. En total, se ha trabajado en una superficie de cerca de 13 mil 300 metros cuadrados.

La primera fase de restauración del monumento símbolo de Roma ha contado con técnicas de lavado con agua pulverizada, alternando la acción del vapor del agua y el cepillado para eliminar progresivamente los depósitos de suciedad y revelar las grietas del monumento, salvaguardando al mismo tiempo la pátina del tiempo.