La violencia obstétrica es un problema que persiste en México y que muy pocas denuncian.

De hecho en México no existen cifras con relación a la violencia obstétrica, que son los malos tratos a los que se ven sometidas las mujeres que van a dar a luz.

Esta violencia puede ser verbal o física.

Así lo explicó Leticia Hernández,  de la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia, quien reconoció que es un problema que no se ha podido controlar y del que son parte las mujeres y el personal médico.

La especialista comenta que la violencia obstétrica puede darse por ejemplo cuando una mujer solicita atención porque está embarazada y se siente mal, pero se la niegan, es agregó; la falta de trato digo que los médicos pueden tener con las mujeres que llegan en trabajo de parto y no se les atiende, incluso dan a luz en taxis o jardines

La violencia obstétrica está presente en todos los estratos sociales y en hospitales tanto privados como públicos y es un problema que no se ha podido controlar.

La propuesta de la doctora Angélica Ramírez Elías, también de e la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia, es que se dé información a las usuarias y sus familiares y que el personal médico no lleve a cabo los procedimientos de forma rutinaria y de forma irracional, por ejemplo, no siempre una cesárea es lo adecuado o los tratamientos que funcionan para una, no necesariamente funciona para todas.