El número de casos de personas que se someten a procedimientos como tatuajes corporales y de belleza va en aumento.

Como delineado de cejas, ojos y labios, que si bien se ha convertido en un tratamiento común no está exento de peligro ya que usar material sin esterilizar implica un riesgo muy elevado de contagio de hepatitis C ya que el virus puede sobrevivir en la tinta usada para tatuajes, alertó Ruby Chirino Sprung, médico especialista en hepatología.

Por ello, recomendó, a quienes decidan hacerse un tatuaje, verificar antes los procedimientos de seguridad como son: uso de agujas nuevas, esterilización de equipo, desinfección del área de trabajo, uso de guantes nuevos con cada cliente y verificar que sea desechada la tinta sobrante así como se tiré todo material que pueda haber tenido contacto con sangre.

Sin embargo, las personas que ya padecen hepatitis C tienen hoy una elevada esperanza de cura, ya que en nuestro país fue aprobado por la Cofepris, en mayo de 2015, un medicamento libre de interferón que combina tres antivirales de acción directa, que actúa en 12 o 24 semanas y tiene una certeza de cura del 97 al 100 por ciento según el tipo de paciente.