La Universidad de Alabama, en Estados Unidos, demostró que realizarse tatuajes ayuda a disminuir el estrés, publicó la revista científica American of Human Biology.

La institución analizó niveles de inmunoglobina A, en personas con uno o varios tatuajes y descubrieron que el estrés al que es sometido el cuerpo al tatuarse, acumula mecanismos antiestrés.

Con esta evidencia científica, lo que comenzó como una subcultura o moda, hoy es una opción saludable para tu sistema inmunológico.