Tras el asesinato del periodista Pedro Tamayo Rosas, en Tierra Blanca, Veracruz, el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), Roberto Campa, reconoció que en la entidad hay un problema y un reto importante y de ahí la importancia de que los comunicadores en riesgo se incorporen al Mecanismo de Protección de Defensores y Periodistas.

El funcionario detalló que actualmente el mecanismo tiene casi 500 defensoras, defensores, periodistas protegidos.

En el caso de Tamayo Rosas, explicó que pese al riesgo que se había detectado, él no aceptó los servicios de protección.

“Tuvimos información en enero, que había sido levantado. Establecimos el protocolo sobre un riesgo que se advertía en este caso. Nos dijo que en ese momento no requería los servicios del mecanismo.”

Por último, reiteró la importancia de que todos aquellos defensores, defensoras y periodistas que perciban que tienen un riesgo, se acerquen y acepten la protección del mecanismo.