En León, Guanajuato, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), dio a conocer que debido a que no existe justificación para que se incremente el costo de la tortilla, por lo que colocó sellos de suspensión en cuatro tortillerías.

Ante este panorama, la Profeco explicó que esos expendios vendían el kilo en 14 y 15 pesos, cuando no debe venderse en más de 12 pesos.

A su vez, Jaime Borrego Sánchez, presidente de la Federación de Productores de Masa y Tortillas del Estado de Guanajuato, dijo que hace unos días que los tortilleros analizan incrementar el precio del kilo de 12 a 16 pesos, debido a que se ha encarecido sus insumos.

Por su parte, el secretario de Desarrollo Agropecuario y Rural, Javier Usabiaga Arroyo, aseguró que hasta el momento no se justifica un aumento en el precio de la tortilla, ya que el costo del maíz continua estable.