De 2015 y en lo que va de 2016, 50 centros residenciales de tratamiento contra las adicciones han sido suspendidos como resultado de las visitas conjuntas de vigilancia sanitaria entre la Comisión Nacional contra las Adicciones y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios.

Del total de suspensiones, 28 de ellas se llevaron a cabo el año pasado y 22 en 2016. En conjunto, la CONADIC y la COFEPRIS han efectuado 162 supervisiones; 90 fueron en 2014, 43 en 2015 y 29 en 2016.
image
Las principales deficiencias detectadas en dichos establecimientos, todos de carácter privado, fueron por realizar ingresos involuntarios de pacientes, no tener un modelo de tratamiento y rehabilitación de las adicciones ni manejar un expediente clínico de acuerdo a la normatividad vigente.
image