La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente suma 63 verificentros inspeccionados y hasta el momento son 132 líneas de verificación  las que presentaron irregularidades, corresponden a 54 para transporte particular y 9 para el transporte público federal.

A pesar de estos resultados no significó su clausura total ya que pueden seguir operando y ofreciendo el servicio de evaluación de emisores por medio del sistema OBD que controla y diagnostica las funciones del motor.
La Profepa señaló  que en la Ciudad de México brindaron atención 57 de los 67 verificentros que operan y sólo se clausuró un 12 por ciento de líneas de verificación.

Abundó  que continuarán las supervisiones en Puebla y Tlaxcala con el 27 y 24 por ciento de la totalidad de sus verificentros.

 

Carolina lemus