Estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN), elaboraron una sopa de tortilla reducida en grasa, enriquecida con fibra de nopal y con una proteína obtenida de la harina de haba, con el objetivo de elevar el valor nutricional de la comida tradicional mexicana.

Los ingredientes de esta sopa en conjunto elevan la calidad del producto que, por ser instantáneo, puede consumirse en cualquier momento, ya que debido a la vida acelerada de la ciudad es importante generar nuevos alimentos y adaptarlos al consumo rápido, que sean fáciles de preparar y al mismo tiempo aporten nutrientes.

El envase tiene la ventaja de ser impermeable a grasas, oxígeno y humedad, no contiene conservadores, su vida promedio de anaquel es de 3 a 6 meses y sólo se le agrega agua.