Por desgracia hay populistas y demagogos que proponen soluciones fáciles cómo destruir lo que se ha construido en la región de América del Norte, a lo largo de varios años.

Al concluir la Cumbre de Líderes de América del Norte, que se realizó en Ottawa, Canadá, el Presidente Enrique Peña Nieto, recordó que dos ejemplos de esto fueron Mussolini y Hitler, quienes destruyeron a sus países por implementar políticas erróneas.

Por su parte el mandatario estadounidense Barak Obama, brindó todo su apoyo al presidente mexicano, y calificó de cínicos a quienes sólo pretenden espantar a la población.