Con síntomas de alteraciones en la menstruación, acné y crecimiento de vello en el cuerpo, se estima que en México entre 5 y 10% de mujeres en reproductiva padece el Síndrome de Ovario Poliquístico, en especial en las que tienen sobrepeso u obesidad

Patricia Aguayo, Coordinadora de Infertilidad del Instituto Nacional de Perinatología, dijo que con buenos hábitos alimenticios y activación física se puede prevenir su desarrollo, lo cual es indispensable debido a que puede causar irregularidades en la menstruación, escasez o ausencia de este proceso fisiológico, aumento de hormonas sexuales masculinas o hiperandrogenismo e infertilidad.

    Además, las mujeres con este síndrome son de 3 a 7 veces más propensas que la población general, a desarrollar diabetes tipo II y a presentar aumento del colesterol y triglicéridos.