El Síndrome de Morquio es una enfermedad genética del metabolismo lisosomal. Se presenta cuando, debido a una mutación, una enzima necesaria para degradar un tipo de azúcares denominados mucopolisacaridos, no funciona adecuadamente, existe en muy poca cantidad y provoca que que no sean degradados y se acumulen dentro de las células del cuerpo.

Al Síndrome de Morquio también se le conoce como Mucopolisacaridosis tipo IV. Esther Lieberman, genetista del Instituto Nacional de Pediatría, explicó que se estima que 1 de cada 250 mil nacimientos puede ser afectado por el Síndrome de Morquio en el mundo. En México, han sido diagnosticados 70 pacientes, pero se estima que esta enfermedad puede afectar potencialmente a 300 mexicanos de todas las edades.