El Síndrome de Estrés Postraumático, que se presenta en uno por ciento de la población y es más común en las mujeres, después de haber experimentado o haber sido testigo de alguna situación traumática y violenta como experiencia cercana a la muerte, accidente, shock anafiláctico o asalto

Guillermo Peñaloza, médico de los Servicios de Atención Psiquiátrica, dijo que los síntomas se presentan después de los primeros tres o seis meses del hecho, a través de imágenes recurrentes del acontecimiento, retraimiento social, conductas repetitivas, ansiedad, depresión, agresividad e irritabilidad.

El tratamiento consiste en tomar terapia cognitivo conductual y en algunos casos, con tratamiento farmacológico basado en antidepresivos.

Asimismo, se le enseña al paciente a manejar el estrés y utilizar métodos positivos de afrontamiento. Estas técnicas ayudan a las personas a atenuar los recuerdos vividos y no deseados de los eventos traumáticos.

El psiquiatra recomendó buscar ayuda para evitar complicaciones con otros trastornos como ansiedad, fobias y depresión, pues de no ser tratados, la persona puede intentar suicidarse.