En pleno proceso de revisión contractual, el Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Nuclear, denuncia que se les quieran imponer cláusulas retrógradas en detrimento de los trabajadores.

El gremio demanda el 9 por ciento de incremento salarial, entre otras mejores contractuales. En tanto, dicen, el Instituto Nacional de Investigación Nuclear no sólo se ha negado a las modificaciones sino que pretende que trabajadores de confianza dejen de beneficiarse de las mejoras obtenidas, por lo que advierten que de no avanzar en las negociaciones podrían estallar la huelga emplazada para el 31 de marzo.

“Si ellos siguen adelante lo más seguro es que nos tengamos que ir a la huelga”, advirtió el dirigente del Sutin, Simón Cruz.

Cabe destacar que de estallar la huelga, se verían afectados más de 30 proyectos científicos con una pérdida económica que rondaría los 30 millones de pesos.