La mayor amenaza actual en Latinoamérica es la recaída de millones de hogares a la pobreza y pobreza extrema.

De acuerdo con el Informe Regional sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, se estima que esta situación podría afectar a entre 25 y 30 millones de personas en contextos de vulnerabilidad económica.

El informe detalla que en México hasta 2012, la pobreza moderada era del 16.2% mientras que la pobreza extrema alcanzaba al 8.2 por ciento de la población y la ultra extrema al 3.3.

El organismo de Naciones Unidas advierte que sólo con políticas públicas orientadas a la educación, inserción laboral, protección social, cuidados y acceso a activos financieros, podría prevenirse que entre 5.2 y 6.8 millones de mexicanos caigan en la pobreza.