Hace 15 años, se adoptó la primera declaración política sobre VIH-Sida, por la ONU, pero solo se logrará detener para 2030 este padecimiento, si se acelera el reforzamiento de acciones de prevención con mayor impacto y no se permite ocultar la existencia de grupos de riesgo

“para enfrentar la epidemia, es fundamental que las poblaciones más afectadas sean explícitamente resaltadas: hombres gay y aquellos que tienen sexo con hombres y sus parejas femeninas, personas trans, hombres y mujeres trabajadores sexuales o personas que usan drogas inyectables. El desinterés o la negación no forman parte de la solución”

Así lo dijo, José Narro, Secretario de Salud, al participar en el Foro Mundial ONUSIDA, realizado en Nueva York, Estados Unidos