Para el presidente Enrique Peña Nieto, el premio Nobel de la Paz 1994, Shimon Peres, “deja un legado vigente y, hoy más que nunca, necesario: por encima de ideologías o preferencias partidistas, la función de la política es buscar acuerdos para generar soluciones”, afirmó en un artículo que escribió y fue publicado en la página de la presidencia de la República.

En el texto, señaló que el ex Primer Ministro del Estado de Israel fue un líder en todo el sentido de la palabra. Amó a su país y le sirvió con pasión. Y también fue un idealista que, por haber vivido la guerra, se atrevió a soñar e impulsar un futuro de paz en Oriente Medio. Hoy, destacó, el pueblo de México se une al duelo de sus familiares y amigos, al de todo Israel y al del pueblo judío en todo el mundo, para quienes Shimon Peres representa una inspiradora figura de unidad, liderazgo y sabiduría.

Asimismo, expresó su solidaridad con la comunidad judía en México, integrada por más de 50 mil mujeres y hombres, que todos los días contribuyen a construir un mejor país con su talento, patriotismo, ética de trabajo y capacidad de innovación.