La sepsis es un síndrome que puede llegar a ser mortal, al causar una disfunción orgánica. Se estima que cada cinco segundos fallece en el mundo una persona por esta causa

Alejandro Serrano, director general del Instituto Nacional de Pediatría explicó cada año la Unidad de Cuidados Intensivos recibe cerca de 600 ingresos, de ellos 30% son por sepsis y la mortalidad es del 5 al 8%.

Los principales criterios para diagnosticar la sepsis son: infección más un sistema de respuesta inflamatoria sistémica como fiebre, alteraciones de la frecuencia cardiaca o respiratoria o alteraciones del sistema nervioso central.

Este síndrome se presenta por infecciones poco graves como por ejemplo: urinarias y de vías aéreas inferiores, entre otras.

Se pueden adoptar medidas preventivas para reducir el riesgo de infecciones, una de ellas es la lactancia materna. Esta es la primera vacuna que recibe un niño al brindarle factores de protección; en segundo lugar se debe tener al día el esquema de vacunación; tercero, consumo de agua potable y cuarto, no auto medicarse.