Ante el registro de muertes de abejas en Durango, Coahuila y Jalisco, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), informó que con base en los resultados de la investigación fueron negativos a plaguicidas clorados y fosforados, también se realizaron análisis para la detección de neonicotinoides y otros plaguicidas agrícolas, por lo que no se mostró evidencia de concentraciones que deriven en intoxicación de las colmenas.

Y si bien se realizaron diferentes pruebas, estás concluyeron que la mortalidad de abejas está asociada a problemas multifactoriales. D esta manera, el SENASICA, con el objetivo de atender este problema que se reporta en dichas entidades, se lleva a cabo en coordinación con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), un estudio de factores que pudieran influir en la pérdida de colmenas. Asimismo, aseguró que se darán resultados que puedan contribuir al establecimiento de políticas públicas para proteger la apicultura.

Luego de las investigaciones realizadas se descartó que el problema sea ocasionado por virus como Nosema Ceranae, Loque americana, Loque europea y de la larva del “Pequeño Escarabajo de la Colmena”.

Asimismo, se constató que las características físicas de los panales muestreados, indican deficiencias en las buenas prácticas de producción, lo que también es un factor predisponente.

Además, se detectó la presencia de virus en abejas como el de las alas deformes, parálisis aguda, parálisis crónica, de la cría sacciforme, entre otros y, en algunos casos, se observó coinfección por más de uno de estos virus en la misma muestra, sin que esto sea un factor fundamental para la pérdida de las colmenas.

El SENASICA resaltó que continúa con las acciones para la atención y seguimiento de reportes de mortalidad de abejas en los diversas zonas apícolas afectadas.