El Gobierno capitalino determinó que en 288 puntos de avenidas principales se remplazarán topes por reductores de velocidad.

La Secretaría de Movilidad (Semovi), diseñó tres tipos de reductores que se colocarán de acuerdo a cada vialidad, como son el trapezoidal con paso peatonal; el sinusoidal con velocidad permitida de hasta 50 kilómetros por hora; y el vado con superficie cóncava para.

Cabe destacar que la medida se tomó después de que la Secretaría de Ciencia de la Ciudad documentara que, cada vez que cruzar un tope se vuelve a acelerar, esta acción aumenta las emisiones contaminantes hasta nueve veces.