Autoridades norteamericanas solicitaron al Gobierno de la Ciudad de México, seguridad especial para Donald Trump, durante su visita al país el pasado 31 de agosto.

“Llegó por ahí algún oficio, después nos enteramos que no fue necesario brindar algún tipo de servicio porque vería la custodia el Estado Mayor Presidencial, lo que sí era claro es que no iba a utilizar las vías terrestres de la Ciudad de México, lo cual nos benefició a nosotros para no atender la visita del persona… fue una notificación me parece que a partir de la Embajada Americana”.

Aunque finalmente la seguridad de la ciudad no fue requerida, en todo momento la policía local estuvo atenta a la visita del candidato republicado a la Casa Blanca, aseguró el Secretario de Seguridad Pública capitalino, Hiram Almeida.