Se deslinda la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, la CNTE, de los hechos ocurrido en Comitán, Chiapas, donde un grupo de profesores retuvieron, raparon y humillaron a seis maestros que ocupan cargos directivos, acusándolos de traidores y “vendidos”.

A través de un comunicado la CNTE aseguró que fue un grupo infiltrados pagado por autoridades municipales, el que estuvo a cargo de estas acciones, que tienen como fin culpar y denostar la lucha magisterial.

Por ello mismo condenaron esta estrategia del Estado a la que calificaron de “perversa”, con el objetivo de descalificar la protesta social.

A su vez lamentaron que las grandes cadenas de televisión den a conocer estos casos, y no revelen las agresiones de las que ellos son víctimas.

Finalmente solicitaron castigo para el grupo de choque involucrado en los hechos de Comitán.