Los hombres deben ser formados desde casa para que se involucren más en el proceso de paternidad.

De acuerdo con el psicólogo de la UNAM Rolando Díaz, aunque hay  una tendencia para crear relaciones más efectivas con la pareja, aún se observa que en general, el varón suele ser reducido a un buen proveedor.

El especialista dice que debe haber un esfuerzo para formar individuos integrales que no sólo aporten recursos monetarios, sino que se involucren en todo el proceso de paternidad, dentro de los niveles socioeconómicos y educativos.

De acuerdo con el especialista, si una mujer realiza actividades de producción y cubre las labores de cuidado y afecto hacia los demás, podemos decir que tenemos una naranja completa, sin embargo si nos remitimos a la visión tradicionalista del hombre proveedor, es decir, uno que no llora, siente, sufre ni se sacrifica, tenemos medias naranjas, por lo que el jugo no sale muy bueno.

De ahí que el universitario ha observado tasas más altas de divorcios, pues una mujer que ofrece más, exige el mismo nivel y, en consecuencia, busca alguien que la acompañe y apoye en su desarrollo.