Ante legisladores de la Tercera Comisión de la Permanente, Gonzalo Hernández Licona, titular del CONEVAL, reiteró que apenas se enteró este mes de los cambios que realizó el INEGI en su metodología para medir los ingresos, y aun cuando no descalificó estas modificaciones, sí las reprochó, ya que impidió que se pudiera realizar una medición confiable de la pobreza, así como su comparativa con años anteriores.

“El CONEVAL si está a favor de que se mejore todo lo que se puede mejorar, el ingreso, los cuestionarios, la metodología, pero con cambio planeados y avisados, para generar sospechas”.

Por su parte, el presidente del INEGI, Julio Alonso Santaella, aseguró a diputados y senadores que el CONEVAL supo desde el 2014 que habría modificaciones.

“Hubo conversaciones desde octubre del 2014 entre ambas instituciones, en el primer semestre del año año pasado cuando las dos instituciones revisaron los términos de referencia y la propuesta de convenio, devino en que el primero de julio de 2015 se suscribió el convenio de colaboración entre CONEVAL e INEGI, incluyendo los términos de referencia mencionados, dos días después, se cumplió con el primer entregable que estaba comprometido el INEGI a dar al CONEVAL, este entregable incluyó el modelo final de los cuestionarios y también los manuales operativos)))

Al mismo tiempo, Santaella Castell, rechazó que el INEGI actúe por compromiso, y afirmó que el anuncio sobre la no comparabilidad de datos que se hizo el 15 de julio pasado, se hizo para que “no se diera un uso político de estos datos”.