En México se come lo que está disponible en cada región, lo que es barato, al gusto y agradable al paladar, por lo que no hay que estigmatizar o satanizar ningún alimento, aunque sea industrializado y culparlo del sobrepeso u obesidad, el secreto es tener una dieta balanceada y sana y combinarla con ejercicio físico

“porque los alimentos no son los malos de la película, tu puedes comer de todo pero en ciertas cantidades, yo no recomiendo que la gente tome refrescos todos los días, no lo recomiendo, pero que no los satanicen, si te tomas un vaso cada dos días, no hay problema”

Así lo dijo, Sara Elena Pérez, investigadora del Instituto Nacional de ciencias médicas y nutrición, al participar en el seminario de salud Factores socioculturales que conforman la alimentación de los mexicanos