Las limitaciones en el lenguaje surgen de los trastornos o problemáticas, que según los expertos, pueden llegar a afectar a 2 por ciento de la población infantil.

Mónica Rousseau, fonoaudióloga, señala que los problemas del lenguaje afectan el habla, la escritura, la lectura, el ritmo, la comprensión y en muchas ocasiones varios de ellos combinados.

¿Sabías que tener dificultades en la lectura, la escritura y la ortografía, no sólo son problemas de dislexia si no, también son problemas para hablar? Además, obstaculizan el procesamiento de la información verbal, realizar inversiones y rotaciones de palabras en frases o letrlenguajeas en palabras y la velocidad lectora es lenta, entro otros problemas.

La tartamudez; la variación del vocabulario y la comprensión son los problemas más comunes del lenguaje. Asimismo, el trastorno mixto del lenguaje receptivo-expresivo dificulta a las personas para que entiendan y expresen el lenguaje. Los niños que la padecen podrían hablar con un vocabulario limitado, utilizar oraciones simples y tendrían dificultad para entender lo que las personas dicen, explica el sitio Understood.

Por otro lado, el Impedimento Específico del Lenguaje (SLI, por sus siglas en inglés), es el trastorno que obstruye la capacidad del niño para desarrollar las habilidades del lenguaje como: errores graves de gramática, vocabulario casi nulo y dificultades fonológicas, entre otros.

Otro de los trastornos del lenguaje son la afasia, que puede afectar la lectura, la escritura y la expresión; y la disartria, que dificulta a las personas que lo padecen producir palabras debido a problemas con los músculos que le ayudan a hablar.

Cabe mencionar que no todos los problemas se detectan fácilmente en la niñez, algunos en la vida adulta y no todos son atendidos.