Se estima que una de cada 10 mujeres mexicanas que tiene un parto sufre depresión después del embarazo, pero con la información y tratamientos debidos pueden lograr su total recuperación

Francisco Morales Carmona, jefe del Departamento de Psicología del Instituto Nacional de Perinatología, informó, la prevalencia de este padecimiento se encuentra entre el 12 y 14%

Recordó que sentimientos de ansiedad, irritación, tristeza con llanto e inquietud son comunes, pero casi siempre desaparecen sin necesidad de tratamiento.

Morales Carmona explicó que si los síntomas, que se presentan durante las primeras semanas después del nacimiento del bebé, no desaparecen o comienzan uno o más meses después de la gravidez, la mujer puede sufrir depresión posparto o puerperal.

Mencionó que hay una alta morbilidad a causa de este problema, con consecuencias tanto para la madre como para el hijo y la familia. Por ello, dijo, es importante que se reconozca la sintomatología lo antes posible, para que la mujer reciba la ayuda necesaria.