A partir de este viernes los prestadores de servicios de salud, así como el IMSS e ISSSTE estarán obligados a brindar atención médica a las embarazadas que presenten una urgencia obstétrica, sean o no derechohabientes.

En el Diario Oficial de la Federación, la Secretaría de Salud difundió un decreto por el que se adicionan diversas disposiciones de las leyes General de Salud, del Seguro Social y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado.

En las tres leyes, se menciona que dichos institutos prestarán atención expedita a las mujeres embarazadas que presenten una urgencia obstétrica, solicitada de manera directa o a través de la referencia de otra unidad médica, en las unidades con capacidad para la atención de urgencias obstétricas.